Published: Mar, Diciembre 11, 2018
Tecnología | By Vina Campuzano

La sonda Voyager 2 se adentra en el espacio interestelar

La sonda Voyager 2 se adentra en el espacio interestelar

El 5 de noviembre, los sensores a bordo de Voyager 2 registraron una brusca caída de la velocidad de las partículas del viento solar y después la ausencia absoluta del flujo del viento solar a su alrededor, lo que es la prueba más convincente de que la sonda abandonó la heliosfera. Una frontera denominada heliopausa, donde el débil viento solar en esa zona se encuentra con el medio interestelar frío y denso. Los operadores se comunican con ella, pero las señales tardan 16.5 horas en llegar a la Tierra (la luz del Sol demora 8 minutos en tocar nuestro planeta).

Se lanzó 16 días antes que su nave gemela, la Voyager 1, pero la trayectoria más veloz de esta última permitió que alcanzara "el espacio entre las estrellas" seis años antes que la Voyager 2.

"El PLS utiliza la corriente eléctrica del plasma para detectar la velocidad, densidad, temperatura, presión y flujo del viento solar", añadió la entidad encargada de la misión.

Las sondas Voyager se crearon inicialmente para estudiar los planetas del sistema solar exterior, principalmente Júpiter y Saturno; sin embargo, como suele ocurrir, la misión de la NASA sorprendió a todo el mundo en su duración y logros.

Agregó John Richardso, investigador y cocreador del PLS en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en Cambridge. "Aunque la Voyager 1 cruzó la heliopausa en 2012, lo hizo en un lugar diferente y en un momento diferente, y sin los datos de PLS".

Chicharito Hernández anota y asiste en triunfo del West Ham
West Ham United de Manuel Pellegrini se impuso por 3-2 al Crystal Palace , en un duelo válido por la jornada 16 del fútbol inglés.

Además de los datos de plasma, los miembros del equipo científico del Voyager vieron evidencia de otros tres instrumentos a bordo: el subsistema de rayos cósmicos, el instrumento de partículas cargadas de baja energía y el magnetómetro, que es consistente con la conclusión de que el Voyager 2 cruzó la heliopausa. La NASA también está preparando una misión adicional, la próxima sonda de aceleración y mapeo interestelar (IMAP), que se lanzará en 2024, para capitalizar las observaciones de las Voyager. Para abandonarlo, tendrían que superar la Nube de Oort, una colección de objetos espaciales bajo la influencia gravitatoria del Sol.

"Ahora es todavía mejor", dijo Nicky Fox, director de la división de heliofísica de la NASA. "Las informaciones enviadas por las Voyager sobre los límites de la influencia del sol aportan una visión inédita de un territorio verdaderamente virgen". Al respecto, la NASA calcula que se debería esperar unos 300 años para ingresar allí, y alrededor de 30.000 para salir y viajar más allá del sistema al cual pertenece la Tierra. Se desconoce cuánto mide esta región, aunque se estima que empieza en unas 1000 unidades astronómicas (una unidad astronómica es la distancia del Sol a la Tierra) y se extiende al menos hasta unas 100.000 UA.

A medida que la nave espacial volaba a través del Sistema Solar, se utilizaba la reprogramación por control remoto para dotar a los Voyager con mayores capacidades que las que tenían cuando abandonaron la Tierra. Sus cinco años de vida útil se han extendido a 41 años, lo que hace de Voyager 2 la misión más larga de la NASA.

En 1989, después de completar esta parte de su misión, se convirtió en la sonda que exploró Urano y Neptuno.

Like this: